ArtDriver The Stinger - Hand Poke para Cartuchos -Black Ninja

By buying this product you can collect up to 8 loyalty points. Your cart will total 8 points that can be converted into a voucher of 1,60 €.


REF-101280

Nuevo producto

ArtDriver The Stinger - Hand Poke para Cartuchos - Black Ninja

The Stinger es un handpoke para cartuchos ligero y resistente, con dos variedades de grosor y un amplio rango de longitud para la aguja.

Más detalles

85,00 €

Impuestos excluídos
85,00 € (IVA excl.)
En Stock
Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

- +

Ofertas

04 - Curved Magnum - Cartuchos Blue Bird -

From 26,00 € Impuestos excluídos
En Stock
Mascarillas de Desechables Negras - Paquete 50 uds.

13,00 € Impuestos excluídos
En Stock
Mascarillas quirúrgicas de 3 pliegues

8,00 € Impuestos excluídos
En Stock
Blue Soap Proton CONCENTRADO con Pantenol, Alantoina y Aloe Vera - 500ml / 17 Oz.

7,90 € Impuestos excluídos
En Stock
02 - Round Shader - Agujas Gladius -

From 17,90 € Impuestos excluídos
En Stock
Guantes Nitrilo 100 uds. - Azul Violeta

11,00 € Impuestos excluídos
En Stock
 
Más

ArtDriver The Stinger - Hand Poke para Cartuchos - Black Ninja
The Stinger es un handpoke para cartuchos ligero y resistente, con dos variedades de grosor y un amplio rango de longitud para la aguja. Esta herramienta para handpoke funciona con todo tipo de cartuchos, y presenta gran ergonomía y balance, con un peso de 112 gramos y gran capacidad de adaptarse a los gustos del tatuador.

DOS OPCIONES DE GROSOR

Cada extremo del Stinger tiene un grosor. Su uso es bastante sencillo:

1.- Introduce el cartucho en el extremo que quieres usar.

2.-Introduce el tornillo en el extremo contrario.

3.-Gira el tornillo para ajustar la salida de la aguja.

Escribe un testimonio

ArtDriver The Stinger - Hand Poke para Cartuchos -Black Ninja

ArtDriver The Stinger - Hand Poke para Cartuchos - Black Ninja

The Stinger es un handpoke para cartuchos ligero y resistente, con dos variedades de grosor y un amplio rango de longitud para la aguja.

Escribe un testimonio